El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player


 
La Danza criolla
Documento completo en formato PDF
Descargar

Reseña histórica de nuestras danzas
 Desde los primeros tiempos de la colonización los españoles trajeron al Nuevo Continente sus danzas, junto con otras europeas que conocían. Entre ellas pueden mencionarse, a solo título de ejemplo, la Chacona, la Gallarda, la Zarabanda, el Agua de Nieve, el Paspié o Pasapie, el Minué, etc., en el Perú; la Seguidilla, el Fandango, el Zapateo o Zapateado, la Tirana y el Bolero, en Chile; el Minué, la Contradanza y la Gavota, en los salones de Buenos Aires, y el Fandango, la Cachucha y el Bolero, en los ambientes populares de la misma ciudad.
Uno de los bailes más difundidos en la región de Buenos Aires, en el siglo XVIII, fue el españolísimo Fandango, muy movido y picaresco; y tanto, que en 1743 el obispo José de Peralta Barnuevo y Rocha lo prohíbe,
 

"bajo pena de excomunión mayor" con gran descontento de los alegres cultores de la danza; diez años más tarde el Cabildo Eclesiástico se expide manteniendo la prohibición, y sólo en 1776 pueden aquellos volver a bailarla libremente, cuando el Gobernador Vertiz -que más tarde sería el brillante virrey de las luminarias-, levantó la interdicción y autorizó su práctica, entonces, naturalmente, con gran indignación del clero. El Rey de España, llamado a dirimir le cuestión, le puso fin en forma terminante: prohibió el Fandango y otros bailes picarescos; pero ya todos ellos habían dejado su herencia a los hijos del país.

Con el correr del tiempo, a medida que el elemento social se iba modificando por el incremento del número de los nativos americanos -los criollos-, que acusaban caracteres y gustos diferentes a los que tenían los peninsulares, las danzas españolas y europeas fueron sufriendo un proceso lento de adaptación, de "acriollamiento", comenzando a bailarse "a la manera del país". Según varios autores, está probado que ya en el siglo XVIII se bailaban en la América hispana danzas que no eran españolas ni indígenas.

Ya entrado el siglo XIX, y especialmente a partir de le época de la revolución e independencia, los criollos, en base a los elementos musicales, coreográficos, poéticos y argumentales de las antiguas danzas españolas y europeas, crean o recrean otras de neto sabor vernáculo, dándoles nuevos nombres y especiales características. Así nacieron, dentro de nuestro país o en los vecinos, muchas de nuestras danzas tradicionales, gestadas colectiva y anónimamente, sin autor o autores determinados.

Sobre el particular dice le Sra. Ana S. de Cabrera, concertista de guitarra, en su obra "Rutas de América": "En una audición privada que ofrecía en Sevilla, en 1927, y a la que asistió el gran compositor don Manuel de Falla, al escuchar este nuestras canciones y ver cómo se bailaban nuestras danzas manifestó su admiración por el talento transformador y a la vez creador de que hacía gala el intuitivo músico de la América hispana".


La influencia indígena se hizo notar en nuestros bailes en grado mucho menor que le española y europea, y la única de valor es la incaica. Viejas danzas y canciones de los incas, como la Kashua -que se bailó acriollada en los salones peruanos, en la época del Virreinato-, el Kaluyo y el Huayno, se mestizaron con las europeas y dieron origen a formas más modernas que han llegado hasta nosotros.
Los otros pueblos indígenas de nuestro territorio tuvieron muy escasa o nin-guna influencia sobre nuestras danzas.


Es de hacer notar que le lengua quichua intervino en la composición de las letras de algunas danzas criollas, tales como la Arunguita, la Lorencita y el Pala Pala, dando así origen a textos bilingües quichua castellanos.
Muy poco influyeron los negros en la formación de nuestros bailes tradicio-nales. Practicaron ellos sus “danzas de tambor” – a pesar de la prohibición del Gobernador Vértiz en 1770 -, y su aporte tuvo poca significación. Aretz dice que posiblemente la herencia mayor que nos dejaron sean ciertas formas de tocar el bombo y el tambor criollos.


El más antiguo fue el Perú cuya capital, Lima, fue ambiente propicio para las creaciones picarescas y vivas. De allá nos llegaron muchas danzas que pronto arraigaron en nuestro suelo, siguiendo la vía Chile-Cuyo, la de Bolivia, o ambas a la vez, entre ellas podemos citar: el Gato, la Zamacueca (progenitora de Zamba, la Cueca, la Chilena y otras danzas), el Bailecito, etc.
Estas danzas picarescas se difundieron en mayor o menor grado por nuestro territorio, y muchas alcanzaron a llegar hasta la ciudad de Buenos Aires, donde se cultivaron en los ambientes populares, pero sin hallar acogida en los circunspectos salones.


El otro gran centro de irradiación fue la ciudad de Buenos Aires, en cuyos salones no hallaron ambiente propicio las danzas europeas picarescas sino la serias, graves y cortesanas, tales como las Contradanzas (española, francesa, inglesa), el Minué, la Gavota, las Cuadrillas, etc. Allí y en su campaña se originaron, en los albores del siglo anterior, el Cielito y sus derivadas -el Pericón y la Media Caña-, congéneres las tres de las Contradanzas europeas. También en este centro apareció, un poco más tarde, el Minué Federal d Montonero.


Resulta tarea harto difícil tratar de encerrar a las andariegas danzas en determinadas regiones, según su vigencia. Pese a lo rudimentario de los medio: de comunicación, los bailes se difundían prontamente, conquistando nuevas, zonas ora alcanzando gran popularidad y permanencia en unas, decayendo o desapareciendo en otras. No obstante, y hablando sólo en términos muy generales, podemos intentar una, clasificación de las danzas según el lugar de origen o aquel en que tuvieron mayor arraigo, dividiendo al país en las siguientes zonas, de límites muy elásticos:


              PRIMERA: Zona rioplatense, bonaerense o pampeana
              SEGUNDA: El litoral
              TERCERA: La zona central
              CUARTA:   Zona del noroeste, con una subregión que
                               corresponde a la provincia de Jujuy.
              QUINTA: Zona cuyana (San Juan, Mendoza y San Luis)
              SEXTA: Región patagónica.


Los bailes europeos de pareja enlazada - El primero que llegó al país fue el Vals; entró por Buenos Aires, hacia 1800, y tuvo escasa influencia. Pero a mediados del siglo anterior entraron triunfalmente la Polca, la Mazurca, la Habanera y otros, y bien pronto tuvieron ge-neral aceptación, tanto en los salones de la mayoría de las ciudades cómo en la campaña, influyendo notablemente sobre el acervo coreo-gráfico vernáculo y contribuyendo a su decadencia.
Ventura R. Lynch, refiriéndose a la provincia de Buenos Aires, es-cribe en su folleto de 1883 este interesante párrafo: "Hoy, la gran cantidad de organitos que explota nuestra campaña, ha introducido entre el gauchaje el wals, la cuadrilla, polka, mazurka, habanera y shotis".

Las danzas criollas en la actualidad - Pocas son las que aún con-servan, y esto en contadas regiones, su vigencia natural, es decir, que se practican espontáneamente entre la población, sin mediar la acción de maestros, folkloristas o tradicionalistas. Éstas son las que pertenecen al folklore vivo, y entre ellas podemos citar al Gato, a la Chacarera, a la Zamba, a la Cueca y a pocas más. La mayor parte de nuestras: danzas ya no se practican "naturalmente"; cayeron en el desuso, si-no en el olvido, y constituyen elementos del folklore extinto, que la obra de los cultores de la tradición trata de revivir.
 
PROVINCIAS, TERRITORIOS Y PAISES EN QUE SE BAILARON NUESTRAS PRINCIPALES DANZAS

 

Provincias, territorios y países en que se bailaron
nuestras principales danzas

 

 


AIRES
Todas las provincias. - Chile.

AMORES
Buenos Aires, Tucumán, Córdoba, Catamarca.

ARUNGUITA
Santiago del Estero.

BAILECITO
salta, Jujuy, Catamarca, Tucumán, Santiago del Estero, Córdoba. - Bolivia, Perú.

CALANDRIA
San Luis, Córdoba, Santa Fe.

CARAMBA
Buenos Aires, Santa Fe.

CARNAVALITO
Salta, Jujuy, Catamarca, La Rioja. – Bolivia.

CIELITO
Todas las provincias.- Chile, Paraguay, Uruguay, Bolivia.

CONDICIÓN
Catamarca, Tucumán, Salta, La Rioja, Jujuy, Santiago del Estero, Córdoba.

CUANDO
Catamarca, L Rioja, San Juan, Mendoza, Córdoba, San Luis,
Santiago del Estero, Tucumán, Salta, La Pampa (O.), Río Negro.- Chile.

CUECA
Mendoza, San Juan, San Luis, Catamarca, La Rioja, Salta, Jujuy, Tucumán, Córdoba -Chile.

CHACARERA
Todas las provincias, incluso las actuales de La Pampa, Chaco, Misiones y Río Negro.

CHACARERA DOBLE
Santiago del Estero.

CHAMAMÉ
Corrientes.

CHAMARRITA
Corrientes, Entre Ríos.

DANZA DE LAS CINTAS
Jujuy, Salta.

ECUADOR
Santiago del Estero, Tucumán, Catamarca, La Rioja.- Perú.

ESCONDIDO
Todas las provincias.

FIRMEZA
Todas las provincias.- Uruguay.

GATO
Todas las provincias - Perú, Chile, Uruguay, Paraguay.

GATO CORRENTINO
Corrientes, Buenos Aires, Santiago del Estero.

GAUCHITO
Mendoza, San Juan, San Luis, La Rioja, Catamarca, Córdoba, Santiago del Estero.

HUELLA
Todas las provincias.- Uruguay.

JOTA CRIOLLA
Córdoba, San Luis, La Rioja.

LORENCITA
Santiago del Estero, Tucumán, Catamarca.

LLANTO
Santiago del Estero, Tucumán.- Chile, Perú.

MALAMBO
Buenos Aires, La Pampa, Santa Fe, Córdoba, Santiago del Estero. Tucumán, Catamarca, La Rioja, San Juan, Mendoza - Perú, Chile, Uruguay.

MARIQUITA
Todas las provincias, salvo Salta y Jujuy.- Perú.

MAROTE
Buenos Aires, Santiago del Estero, Córdoba, Tucumán, Catamarca.

MEDIA CAÑA
Buenos Aires (ciudad y provincia), Entre Ríos, Santa Fe, Córdoba,  Santiago del Estero, Tucumán, etc.- Chile, Uruguay, Paraguay, Brasil (S.).

MINUÉ FEDERAL
Todas las provincias.- Uruguay, Chile, Perú.

PAJARILLO
San Luis, Córdoba.

PALA PALA
S. del Estero, Salta, Tucumán.

PALITO
Buenos Aires, Santa Fe, C6rdoba, Santiago del Estero, Tucumán, Salta, Catamarca, La Rioja, San  Juan, Mendoza.

PATRIA
Buenos Aires, Santiago del Estero.- Chile.

PERICÓN
Todas las provincias- Chile, Uruguay, Brasil (S.).

POLLITO
Buenos Aires, La Pampa, Córdoba, San Luis.

PRADO
Buenos Aires, Tucumán, Córdoba, Santiago del Estero.

REMEDIO
Santiago del Estero, Tucumán, Catamarca, La Rioja, Córdoba, Buenos Aires REMESURA: Catamarca, Santiago del Estero.- Perú.

RESBALOSA
Mendoza, San Juan, San Luis, Catamarca, La Rioja, Santiago del Estero, Tucumán, Córdoba, Buenos Aires, Santa  Fe,  Entre Ríos, Corrientes.- Perú, Chile, Uruguay.

SAJURIANA
Mendoza.- Chile, Perú.

SALTA CONEJO
Santiago del Estero y provincias centrales.

SERENO
Mendoza, San Juan, San Luis, Santiago del Estero, Córdoba., Tucumán, Catamarca, La Rioja.

SOMBRERITO
Tucumán, Santiago del Estero, Córdoba, San Luis, Santa Fe, San Juan, Mendoza, Catamarca, La Rioja.- Chile.

TRIUNFO
Todas las provincias.- Perú.

TUNANTE
(Catamarqueño): Catamarca, La Rioja, Tucumán, Córdoba.

ZAMBA

Todas las provincias.

ZAMBA ALEGRE
Santiago del Estero.

 

 
Email: mariaelenacarabajal@gruposolargentino.com.ar
Teléfono:  (0220) 4820467
 
     

 

 

 

Videos Inéditos en YOUTUBE El Bombo Deje sus comentarios!! Agenda Danza Criolla Videos Inéditos en YOUTUBE Requisitos para el futuro ingresante Vínculos externos Papel Tapiz Wallpaper El tango y sus orígenes El Gaucho Argentino El Poncho Orígenes de nuestra bandera Argentina Fotos actualizadas!!! Las boleadoras Directora del Grupo Folclórico Sol Argentino