El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Videos Boleadoras
 

Origen

Las boleadoras fueron una enorme fuerza histórica que surcó el aire de los países americanos. En especial, durante la época del descubrimiento y la incorporación de éstos a la forma de vida europea. Potreras o avestruceras, de una, dos o tres bolas de piedra o de metal, constituyeron una de las más grandes sorpresas que halló el conquistador.Los primeros hombres blancos que se enfrentaron con los aborígenes las vieron surgir de entre los matorrales, como llovidas de los árboles, adelantándose a la primera línea de indígenas en combate. Parecían verdaderos meteoros de piedra caliza. Semejantes en esto a las armas que utilizara el hombre prehistórico, las primeras piedras conocidas en territorio de América por sus primeros habitantes, no eran propiamente boleadoras, ya que no jugaba en su manejo el boleo, esa prestidigitación rápida y certera del combate o de la caza, sino que eran objetos

 

arrojadizos, balas cuya pólvora era la fuerza del brazo del hombre, que tanto servían para la defensa personal en las batallas, como para la caza de animales monte adentro.
Quizás fueran, también, prehistóricas. Seguramente lo fueron en su condición de piedra simple, pura, redondeada a fuerza de estrellarlas contra otras piedras. Así aparecen en algunas láminas de Leakey, reconstructivas de la edad primitiva. También de esa edad fueron las que halló Ameghino en las capas pampeanas, cerca de aquellas mismas zonas en donde las fueron a utilizar los aborígenes que primero se toparon con el conquistador.
No fue poca la sorpresa del hombre europeo, acostumbrado como estaba a otra suerte de combates, con armas e intenciones distintas a las que empleaba el indio boleador, quien, a diferencia de los artilleros que' arrojaban piedras desde sus obuses, podía situarse, si ello le placía, a escasos pasos de su víctima. e incluso otearla desde la altura de una copa. Ottsen, en su viaje realizado a América luego de un siglo de su descubrimiento, iba tan prevenido acerca de las artes del aborigen en el boleo, que sus láminas las describen con puntual exactitud. Pero las primeras noticias que llegaran a Europa acerca de esta tremenda fuerza pétrea, las lleva el glorioso Fernández de Oviedo, quien se refiere a "cierta arma ofensiva que en aquellas tierras usan los indios, que a mi parecer es cosa de notar mucho en mis orejas cosa nunca oyda ni leyda . .". Muchos fueron, luego de él, quienes, en sus cartas de relación dirigidas a la Metrópoli, entre las novedades más importantes que habían de contar acerca de los nuevos territorios, figuraba la de la nueva arma descubierta por ellos. Diego Rodríguez de Valdés y de la Vanda, que gobernó los territorios del Río de la Plata, dirigió una carta al rey el 20 de mayo de 1599, y en ella, al contarle costumbres de los indios, le aclaraba que "no son gentes de quien se pueda fiar: pelean con arcos, y con dos bolas de piedra, asidas en una cuerda como dos bracas, y teniendo la bola en la mano, las tiran con tanta destreza, que a cien pasos enredan un caballo y un hombre, y en el aire, algunas aves de cuerpo como patos, y otras Semejantes ...''Todo ello dicho así, en esa prosa ingenua y severa tan al uso de aquellos siglos, nos alerta, sin embargo, acerca de ciertas formas de la boleadora. Fray Reginaldo de Lizarraga encontró que la utilizaban tanto los indígenas del centro como los del sur de la cuenca del Plata; y el noble adelantado Juan de Garay, que fundó por segunda vez la ciudad de Buenos Aires, las hubo de sufrir en carne propia, cuando su caballo fue atacado, y boleado, y él herido, antes que las flechas de los aborígenes impregnadas en curare, acabasen con su vida noble y rectilínea.


Construcción de la boleadora primitiva

De esas primitivas boleadoras, podemos saber con certeza que eran por lo general tientos de cuero o de tripa de animales, en cuyo extremo se suspendía una bola de piedra, y raramente dos. Menos aún, tres, si exceptuarnos el caso de los indios del Perú, quienes preparaban unos ramales de tres tientos, denominados por ellos ayllos, en cada uno de los cuales suspendían una pesada carga previamente trabajada y decorada por sus manos. Es lógico que fuese así, puesto que antes de utilizar la boleadora de una o dos bolas, atadas al extremo de un largo cordel, el indio americano al igual que el hombre primitivo, antiguo y medieval, utilizó la piedra de variadas formas como arma de defensa y de ataque a sus tolderías. En recuerdo de ellas, la boleadora de una sola piedra se llamó pérdida: puesto que aquellas trabajosos obras de artesanía bélica nunca volvían a las manos de quienes las arrojaban una vez.
La perdida fue la primera boleadora, queda dicho, instrumento de una sola bola ajustada al extremo de un tiento.
Dicho extremo estaba ocupado por una gran esfera de madera o de piedra y algunas veces de hueso de animal pampeano. Otras pocas más, de plomo, aún cuando este material es utilizado ya tiempo después, entre los gauchos que pueblan las casi desiertas pampas argentinas. 


La Perdida, la boleadora Pampa y las Tres Marías


La pérdida, como dijimos antes, fue una simple bola atada a un nervio. Con la generalización de los combates entre los aborígenes, estos vieron que mucho más les convenía el trenzar un nervio largo, resistente, y atar una bola a cada una de sus extremos. Esa fue la boleadora pampa, arma temible y poderosa, puesto que mientras enlazaba con sus tentáculos en movimiento a su presa, ya fuese ésta un animal o un ser humano, lo iba sometiendo a su castigo y a sus repetidos golpes, que comenzaban por inmovilizarlo y terminaban matándolo.
Con todo, y a pesar de su poder, un inconveniente notorio ostentaban las boleadoras pampa, y era que, para manejarlas, había que tomar el nervio por su medio, agarrando el cuero mismo en la mano, con lo que se acortaba algo su dimensión y se perdía proporcionalmente la fuerza que las arrojaba. Para solucionar este problema, el indio ató al medio de la larga cuerda del nervio, una pequeña cuerda más, en cuyo extremo campeaba una bola de mucho menor tamaño que alcanzaba justamente para ser tomada en la palma de la mano, alzando esta hacia lo alto, mientras las otras dos, grades, pesadas, amenazantes, muchas veces, giraban sobre la cabeza de su dueño, cuando éste les imprimía el mismo ritmo que llevaba su pulso y al  arrojarlas parecía fijarlas en el cielo en esa misma bóveda constelada de estrellas, de las que tomaron su nombre dulce y poético: las tres marías.


La Potrera y la Avestrucera

Y así una potrera, dedicada al apresamiento del ganado equino, especialmente cimarrón, tenía por fuerza que ser más grande y más pesada que una avestrucera, cuya finalidad era la caza del avestruz americano, comúnmente llamado el ñandú.
 Pero no todo hubo de ser solemnes artes de la guerra y oficio de cacerías, en el manejo de las boleadoras. Fueron también juguete de los pequeños.


El Boleador

Las tres Marías, dio origen a un tipo especial de gaucho: el boleador, perito en las artes del boleo. Cabalgaba por las pampas y por las praderas, y también entras las cuchillas entrerrianas, llevando atados a su cintura varios pares de estas boleadoras de tres ramas.
La bravura y el desprecio de la vida de estos gauchos fueron proverbiales, y en casi todas las gestas de los ejércitos libertadores figuraron con su adminículo fiel, inseparable, constelando de acciones heroicas la ruta de la libertad.
Sus acciones, y los episodios en los que intervino la boleadora, quedaron firmemente grabados en la memoria de la tradición, y en hermosas páginas literarias, que no excluyeron el canto de los poetas. Es que las boleadoras, por ser íntimamente americanas, y por enraizarse en la dinámica misma de la vida del continente, quedaron prendidas en su cielo, lejanas representantes de las ideas del hombre, que también son lanzadas hacia arriba en continuo giro. Y en ese cielo viajaron, con idéntica luminosidad las tres Marías que sus hermanas inmortales: las estrellas.

 
 
Email: mariaelenacarabajal@gruposolargentino.com.ar
Teléfono:  (0220) 4820467
 
     

 

 

 

Videos Inéditos en YOUTUBE El Bombo Deje sus comentarios!! Agenda Danza Criolla Videos Inéditos en YOUTUBE Requisitos para el futuro ingresante Vínculos externos Papel Tapiz Wallpaper El tango y sus orígenes El Gaucho Argentino El Poncho Orígenes de nuestra bandera Argentina Fotos actualizadas!!! Las boleadoras Directora del Grupo Folclórico Sol Argentino